Captan a jueza besándose con hombre condenado a cadena perpetua

Enero 5 del 2022.-Tremendo lío tiene una jueza argentina que fue captada besando a uno de preso que acababa de condenar a cadena perpetua por el asesinato de un policía.

 

En redes sociales y medios argentinos fue difundido el momento en el que la jueza Mariel Suárez besa al condenado tras el juicio.

 

Ahora la funcionaria enfrenta una investigación que podría terminar en su destitución y hasta en algún proceso penal en su contra.

 

El hombre, identificado como Cristian “Mai” Bustos estaba detenido y procesado por el asesinato de un policía en 2009, tras un juicio y la presentación de pruebas, fue encontrado culpable.

 

 

Todavía no se tiene muy clara la relación entre la jueza y Cristian Bustos, pero se sabe que la mujer pedía una condena menor y hasta se habló del indulto.

 

Fue unos días después del juicio, ya con Cristian trasladado a un penal, que Mariel se apareció para entrevistar el condenado y en ese momento darle un beso.

 

Cámaras instaladas en el cuarto donde se realizó la entrevista captaron todo.

 

Autoridades argentinas reaccionaron rápidamente a estos hechos, lanzaron un comunicado condenando las acciones de la magistrada y pidiendo una investigación.

 

A raíz de una comunicación formal dirigida a los ministros de la feria se tomó conocimiento de un encuentro requerido por una jueza penal de la circunscripción Comodoro Rivadavia y un recluso alojado en un centro penitenciario, considerado de alta peligrosidad y recientemente condenado en el marco de un juicio oral y público”, dice el comunicado posterior.

 

¿Preso, de la cárcel de tus besos?... Jueza responde a críticas

 

En entrevista para medios argentinos Mariel comentó que no tiene relación con el preso.

 

También, señaló que realizó la visita a este preso porque escribe un libro sobre los delitos cometidos por Cristian.

 

Y es que Cristian Bustos enfrenta dos cadenas perpetuas por homicidios, él es considerado como un preso de alta peligrosidad.

 

Nos dimos cuenta que no teníamos privacidad y necesitábamos tener ese contacto de charlar y poder hablar en secreto”, comentó.

 

No hay un beso de pareja, no hay una relación”, dice.