Metodo socrático: que es y como ayuda a estimular la inteligencia de los niños

Para educar a tus hijos hace falta amor, empatía y una buena dosis de confianza (en ti y en ellos). Para conseguirlo, el método socrático es una buena herramienta para desarrollar y compartir el arte de vivir.

Se trata de una forma de acercar a los niños al conocimiento tanto en casa como en la escuela. Y es que no se trata solo de transmitir conocimiento, sino de incentivar e inducir el aprendizaje.

Enseñar a tus hijos a sumar o a diferenciar entre el bien y el mal no es cosa fácil, pero perder la paciencia y gritar es el camino equivocado. Darles todas las respuestas, también lo es. Entonces, ¿por dónde empezar?

¿Qué es el método socrático?

Es el método que sentó las bases del coaching como proceso de acompañamiento cuando se trata de adaptación y cambio. El método socrático es también conocido como Mayéutica y significa “hacer parir la verdad”.

Con esta técnica, el maestro o el padre enseña mediante la discusión de problemas, hace preguntas poderosas al niño para que formule sus propias respuestas.

¿Cuáles son sus beneficios en el proceso de enseñanza-aprendizaje?

No se trata de una fórmula unívoca y rigurosa, sino de una actitud y una manera de ver el mundo que forma niños intelectual y emocionalmente fuertes. Se evitan las imposiciones y las verdades absolutas y se promueve la reflexión.

Cuando guiamos a los pequeños hasta sus propias conclusiones, somos menos como carpinteros que los esculpen con una forma en particular. Somos más como jardineros enfocados en proporcionarles las herramientas necesarias para que crezcan a su modo y a su tiempo.

Reconoce su sabiduría, estimula su creatividad y crea un espacio positivo y de indagación. Eres su guía, una especie de entrenador, así que deja de lado tus expectativas y haz preguntas que promuevan su participación y curiosidad.

Cuando no sepan qué decisión tomar, pregúntales por los pros y contras de cada una de sus opciones, háblales sobre responsabilidad y honestidad y deja que se hagan cargo de sí mismos poco a poco. Puede elevar su autoestima.

Trata a tus hijos como los seres complejos y complejos que son.