Principal

El campo mexicano sufre por el cambio climático.

 

Oaxaca de Juárez, Oax. Enero 13 del  2021.- El cambio climático en el mundo ha generado un sin fin de efectos en la agricultura, entre los cuales podemos citar los más importantes: como el incremento de la temperatura, sequías, heladas, inundaciones; entre otros.

Dichos efectos impactan de manera negativa en el sector agropecuario ya que este depende enteramente del clima, provocando una situación en donde se torna vulnerable ante la aparición de alguno de los fenómenos citados.

A través de la historia, organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) se han expresado a favor del combate al cambio climático y sus efectos, poniendo especial énfasis en los países menos desarrollados, ya que en su mayoría dichos países dependen del campo para el autoconsumo y el que este sector se vea afectado por el cambio climático, los coloca en una situación en dónde las brechas de pobreza se remarcan.

¿Qué es el cambio climático?

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el cambio climático es la variación del clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana, que altera la composición de la atmósfera global y se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos comparables.

El cambio climático en México

De acuerdo a investigaciones de diversos centros de estudios nacionales, pero especialmente del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), el país, pero especialmente el campo mexicano, enfrenta aumentos en la temperatura, diversos cambios en la fisiología de las plantas, floración temprana, brote de espigas adelantado y surgimiento de plagas y enfermedades constantes.

Dentro de los aspectos meteorológicos que se pueden citar como efectos negativos, también podemos encontrar la variación en el clima, la cantidad de la lluvia que se registre, así como la temporalidad de esta. Las fechas que tradicionalmente se consideraban como fechas para trabajar el campo, poco a poco, ya no lo serán.

El valor principal que tendrán que aprender los productores agrícolas será el de la adaptación, ya que este proceso de toma de decisiones les ayudará a definir la mejor ruta crítica frente a los distintos cambios, sobre todo frente a un futuro incierto y que plantea retos bastante complicados.

 

La temperatura en México ha aumentado 1.4 grados con respecto al período de referencia 1981-2010, provocando que el equilibrio ecológico se pierda.

Investigación, desarrollo e infraestructura

La investigación y el desarrollo de la tecnología tienen un papel fundamental, ya que con el desarrollo de la biotecnología se logrará poder acceder a cultivos mejorados o que, al menos, se adapten al nuevo contexto del campo mexicano.

¿Cómo salvar el campo mexicano de este fenómeno?

De acuerdo al Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria de la Cámara de Diputados, expertos consideran que las estrategias que recomendables para el campo mexicano son las siguientes:

  • Mejorar las capacidades y habilidades de las poblaciones rurales.
  • Generar especies y variedades resistentes a las nuevas temperaturas.
  • Monitorear y sistematizar la temporalidad de la lluvia.
  • Promover el intercambio e impulso de semillas endémicas.
  • Mejorar la infraestructura física básica.
  • Resolver los problemas de falta de acceso a créditos y seguros agrícolas.

Congregación Mariana Trinitaria, desde hace más de 24 años, ha trabajado para mejorar las condiciones de todas y todos aquellos que lo necesiten. Quienes se encargan de la producción de los alimentos han sido una prioridad para CMT, por ello, se han impulsado diversos programas y acciones en favor del campo mexicano, como lo sucedido en el municipio de Guerrero, en el Estado de Chihuahua, en donde se subsidiaron semillas y distintos agro-insumos necesarios para la siembra al 14% del padrón total de productores de la región. Con esto se salvó la producción de 2021 y miles de familias de familias fueron beneficiadas.