Cuando hablamos de brecha digital podemos encontrar tres niveles, y estar entre uno y otro se interpreta como una desigualdad. El primer nivel o la primera brecha tiene que ver con el acceso a las nuevas tecnologías, este suele darse por ubicación geografica y condiciones socioeconómicas, y puede ser la gran diferencia entre el querer y el poder.

El segundo nivel es el cognitivo, es decir, el conocimiento y entendimiento que tienen las personas para hacer uso de las nuevas tecnologías que tienen ya a su alcance. En este influye el nivel educativo y suele asociarse con la edad, con la diferencia entre generaciones, y la que pudiera ser más común es la que hay entre Babyboomers (1946-1964) y la GeneraciónX (1962-1982).

La GeneraciónX es la que se ha empeñado en hacer la ciencia ficción en realidad, tenemos ejemplos como Elon Musk (1971) fundador de SpaceX quien se puso la meta de llevar el hombre a Marte para el 2022; los fundadores de Google, Larry Page (1973) y Sergey Brin (1973), que han puesto la información del mundo en un buscador, Jeff Bezos (1964) dueño de Amazon, quien ha puesto todos los productos en el mercado a un solo click para comprarlos y en la puerta de nuestras casas, entre muchos otros. Ha sido la generación creadora de la revolución digital.

Los Millenials han sido herederos de los frutos de la revolución iniciada lustros atrás, y se puede decir que son nativos tecnológicos, y aquí podemos encontrar el tercer nivel o brecha, la integración de la tecnología a la vida diaria. La tecnología tiene sentido en tanto permita resolver una necesidad individual y el conocimiento de dicha tecnología se convierte en acciones capaces de mejorar y potenciar la vida de la persona, e idealmente de las que la rodean.

Hoy todas las generaciones se encuentran trabajando aceleradamente por reducir la segunda y tercer brecha, porque el 2020 ha sido el año en que millones de personas en el mundo han entendido los beneficios del uso de la tecnología para la comunicación, para conservar sus funtes de ingreso, para adquirir productos y servicios sin salir de casa y para seguirse educando. En este año la tecnología ha hecho disrupción en la vida del mundo, ha hecho evidente que las necesidades del ser humano son más sencillas de lo que parecen, siguen siendo las fisiológicas, la seguridad, la afiliación social, el reconocimiento o incluso, la auto-realización, y la tecnología puede ser un medio para satisfacerlas.

Si quieres conocer más al respecto o hacernos saber tus comentarios, ¡contacta al equipo de Revolución 5.0 al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o nuestras redes @DisruptiveLabs, con gusto te leemos!

Colaboración elaborada por Roberto Galindez, miembro del equipo de Disruptive Labs.

Para mayor información ingresa a la página www.disruptivelabs.mx