(César Musalem Jop. / Para Monitor Poblano)

                      1.- Sólamente las clases medias ilustradas (académicos, investigadores-lectores de o por compromiso-editores-intelectuales orgánicos y de free lance), admitirían la trascendencia cultural francesa en occidente.

                      1.1.- En lo político, haber creado una revolución derrocadora de la realeza, de la nobleza, del alto clero, y de todo lo castrense, inventando en 3 palabras lo que ese pueblo necesitaba en esos días:   “Fraternidad, Legalidad, Igualdad”,  nacidas de miles de encuentros de asambleas populares en toda la Francia de fines del siglo XVIII;  admitiendo la superación sobre la independencia de las 13 colonias inglesas de América,  efectuada años antes, por una sola razón:  Los anglos eran una comunidad.   Los galos eran un pueblo.

                      1.2.- En lo financiero, cuando los estamentos productivos -burgueses-, logran estabilizarse después que Napoleón  I,  el “modernizador de Europa”, será envenenado con arsénico en su isla-prisión, incorporan creativamente una especie de capitalismo popular, donde el dinero de los muchos, es administrado por los pocos, pagando intereses al capital, que será invertido ahí donde se genere más ganancia, naciendo un estamento superior de nuevos ricos, ansiosos de imitar a los siempre dueños de Francia;  huidos, escondidos o en la miseria.   Vale en ejemplo mexicano:  Mientras Juárez sostiene los ideales republicanos y federalistas, contra una invasión (sostén de monarquías o imperios, como es la invasión francesa),   en una población donde existen 16 o 9 castas -según autor-, en París, la bolsa  $$$$ y la banca andan a la greña para hacer el Canal de Suez.

                      1.3.- En lo cultural, Francia desde La Enciclopedia, ya era respetada por sus pares, absorbía todo lo cultural a lo cual tenía acceso como país dominante.    Ejemplo:   todo lo egipcio existente en sus museos públicos, o colecciones privadas.

                      2.-  En un pueblo como el francés, tan dado a generar innovaciones  o a  importarlas, le dieron un hueco a sus predilecciones egipcias, coleccionando entre las elites arte precolombino.

                      2.1.- Primero, se enamoraron de todo lo fálico de las regiones ahora veracruzanas, adquiriendo en siglos pasados figurillas pequeñas adornadas con falos descomunales en proporción a sus dimensiones.   Estas, sin excepción alguna, fueron sobrevivientes de la destrucción encarnizada realizada contra la  idolatría por oficiantes religiosos católicos, aunque algunas tan singulares eran, que algún indiscreto afirma que existe en los salones secretos del espacio vaticano, una soberbia colección fálica digna de ser admirada por pro hombres de gran cultura.

                      2.2.- Agotada la Cantera Fálica, nació el esplendor maya en palacios, palacetes y estancias de acaudalados burgueses dotados de sólida cultura.   Los barcos europeos que venían por materiales naturales a la península de Yucatán, fueron los grandes transportadores de piezas de gran tamaño que ornaron  ¿o adornan? Mansiones campestres donde en este siglo  XXI, moran las elites de las elites francesas.

                      3.- La batahola mediática, por la venta paupérrima -20 millones de pesos-, de arte pre-colombino en París, Francia, es producto de la ignorancia sobre la riqueza cultural mexicana,  donde aquí somos poseedores de veinte Egiptos a los cuales :  no descubrimos; no mostramos  ni a nosotros los hallazgos;  y mucho menos le invertimos lo obvio $$$ necesario para los trabajos arqueológicos, difusivos, educativos y culturales.

                      4.-  San Juan Epatlán es  “Las Bocas” también “El Caballo Pintado”.   Ellos dieron al mundo:  “The Jaguar Culture”,  “El Luchador”;  “El Gateador”,  “Los Collares Madre”, los brazaletes,  y obras monumentales poco vistas, menos conocidas, como el coyote emplumado de obsidiana,  o las máscaras olmecas de cristal de roca existentes en algún parte de la tierra teutona.   Ante tales tesoros, apreciados por los que saben de esto.   Si   El Pifas, o El  Licenciado”, o  “El Historiador”, renacieran:  se morirían de risa por las piezas modestísimas rematadas en París, todas obras de aficionados.

                      NUESTRA CASA.- El  INAH  ha creado con celo profesional su museo ¿Usted lo conoce?.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

30-IX-2019.