Octubre 5 del 2020.-Benjamin Abella, autor principal del ensayo clínico realizado por investigadores de la Facultad de Medicina Perleman de la Universidad de Pensilvania, y Ravi Amaravadi, investigador del Centro de Cáncer Abramson y coautor del ensayo, se propusieron probar rigurosamente si tomar una dosis sustancial de hidroxicloroquina (600 miligramos diarios durante dos meses) tendría efectos en las tasas de infección entre los trabajadores del hospital que están regularmente en contacto con pacientes de Covid-19.

Los investigadores analizaron a un grupo de 125 empleados en varias áreas de dos hospitales universitarios, incluidos las urgencias y unidades específicas de tratamiento de coronavirus.

La mitad de los participantes tomaron hidroxicloroquina y la otra mitad tomó un placebo equivalente (una píldora de celulosa), además, el estudio fue doble ciego, es decir, ni los investigadores ni los participantes sabían qué medicamento se les había asignado.

Se hicieron pruebas exhaustivas para comprobar rigurosamente quién se contagiaba del virus y cada persona recibió una prueba de anticuerpos al comienzo del estudio, a la mitad y al final, de las ocho semanas que duró el ensayo, realizado entre el 9 de abril y el 14 de julio

Se hicieron pruebas exhaustivas para comprobar rigurosamente quién se contagiaba del virus y cada persona recibió una prueba de anticuerpos al comienzo del estudio, a la mitad y al final, de las ocho semanas que duró el ensayo, realizado entre el 9 de abril y el 14 de julio.

Los participantes también se sometieron a electrocardiogramas, dada la posibilidad de que la hidroxicloroquina cause problemas de ritmo cardíaco en los casos graves de Covid-19.

Para probar realmente el potencial de la hidroxicloroquina como medicamento de prevención, creímos que era clave reclutar trabajadores de la salud con muchas horas de exposición física directa a los pacientes de Covid-19, y luego asignarlos al azar de manera doble ciego entre la hidroxicloroquina o un placebo compatible, y tratarlos durante un largo período de tiempo”, detalló Amaravadi.

Los participantes del ensayo fueron monitoreados todo el tiempo ara controlar su seguridad.

Al final del estudio, se contagió el 6.3% de los que tomaron hidroxicloroquina y el 6.6% de los que recibieron el placebo, y ninguno requirió hospitalización.