/Europa Press  y EFE/.-La vitamina D es un compuesto de suma importancia para los seres humanos, se encuentra de dos formas, vitamina D3 (exposición al Sol) y vitamina D2 (alimentos). Su consumo está relacionado con el calcio del organismo, y por lo tanto, con la salud de los huesos; además favorece la prevención de infecciones, diabetes y algunos tipos de cáncer.

¿Qué es la vitamina D?

En términos generales, se trata de una vitamina liposoluble, es decir, que se disuelve en grasas, por lo que pertenece al mismo grupo que las vitaminas A, E y K.

Estudios actuales señalan que la vitamina D es una prohormona fabricada en piel, hígado y riñones. Dicho proceso de síntesis de vitamina D depende de la exposición a la luz del Sol. Es por eso que actualmente es necesario procurar su consumo, ya que, al permanecer en casa, los niveles de la vitamina podrían resultar insuficientes. Es necesario exponernos diariamente por 20 minutos al brillo del Sol para mantenernos saludables. No es indispensable salir a la calle, basta con asomarse por la ventana o salir a la azotea por un rato.

Un bajo nivel de vitamina D puede comprometer el sistema inmune y hacernos vulnerables a infecciones, según la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG). De ahí que sea imprescindible saber en qué alimentos se encuentra esta vitamina.

La vitamina D está presente en el salmón, atún, sardina, huevo, champiñones y aguacates.