TEL AVIV.- Mayo 7 del 2020.-(REUTERS).-La acusación por cargos de corrupción en contra del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, no lo descalifica para formar gobierno, dictaminó ayer el máximo tribunal de ese país, allanando el camino para que el conservador permanezca en el poder.

En su fallo, la Corte Suprema también determinó que el acuerdo para formar un gobierno de unidad entre Netanyahu y su rival electoral, el líder de Resiliencia por Israel, Benny Gantz, no viola la ley, lo que desestima los argumentos de que el pacto lo protegía ilegalmente en un juicio por corrupción.